domingo, 13 de abril de 2008

The age of Mammillaria IV

Esto fue un regalo de mi abuela.

Mammillaria bombycina (?)1

Lo cierto es que es uno de los hijuelos. A la mmamá me la cargué. Usé un método muy cruel. Aquí tienen, por tanto, al antepasado de la de arriba empalada:

Mater empalata (es latín)

Esta es una de las inmortales. La que sigue, en cambio, es de las delicadas: no regar demasiado (!). En tal caso es de las que se multiplican con furor invasivo.

Mammillaria Camptotricha

La foto previa es la única de esta entrada que no es actual. La siguiente sí (más o menos).

La muy prolífica Mammillaria elongata

La última del día:

¡Ah no! Ya no me queda ninguna

Enlaces de referencia.

1

3 comentarios:

Romina dijo...

Que hermosas estan tus mammillarias tengo algunas me quede maravillada con tus fotos

Tere dijo...

Preciosas!!!! Qué es eso de "empalada"? para qué se utiliza? aunque claro, solo es curiosidad, no me veo yo empalando mis cactus, como mucho poniéndolos una guía para que crezcan derechitos. Saludos!

blf dijo...

Lo de la "empalada" es una barbaridad que le hice a la mammillaria de la foto: el tema es que tenía a la planta en un tiesto profundo pero estrecho, con una tierra impropia para los cactus y además era de esos esmaltados. Decidí cambiar el tiesto y busqué el de la foto que es muy ancho (para que puedan prosperar los hijuelos) pero sin fondo (pensé que no pasaría nada). Tan poco fondo tenía que la Mammillaria bailaba y se caía hacia los lados porque las raices abultaban demasiado. La solución del menda fue la de los palillos.

El resultado fue que la Mammillaria más grande que he tenido hasta la fecha murió. También es, hasta la fecha, la imprudencia temeraria con desenlace de muerte más cruel que he efectuado.

Ahora tengo algunos hijuelos que sobrevivieron y precisamente este año (en estos momentos) ha florecido (humildemente) el primero de ellos.